Un problema que históricamente ha acechado al desarrollo de América Latina tiene nombre propio: la eficiencia de las administraciones públicas para implementar políticas y programas que resuelvan los problemas de la población. Esta poca efectividad de los gobiernos afecta negativamente tanto a la cantidad como a la calidad de los bienes y servicios públicos y, por tanto, reduce la calidad de vida de la gente y sus posibilidades de desarrollo. Pero ello no tiene por qué ser invariable. En el camino para revertir esa situación, hemos encontrado que introducir una cultura de aprendizaje en la gestión pública puede mejorar sustancialmente su desempeño. Ésta se basa en algo tan simple (y a la vez tan difícil de aplicar) como esto: establecer la costumbre en la administración pública de cuestionar, evaluar y mejorar los programas y las políticas que se implementan, basándose en la mejor evidencia disponible. Se presentarán ejemplos de como la evaluación de impacto puede y ha servido para que formuladores de políticas públicas en América Latina tomen decisiones para incrementar la eficiencia en la provisión de bienes y servicios públicos.

Federico Ortega (Coordinador)

Ejecutivo Principal. Dirección de Evaluación de Impacto y Aprendizaje de Políticas. Banco de Desarrollo de América Latina (CAF)

Daniel Ortega

Director de Evaluación de Impacto y Aprendizaje de Políticas. Banco de Desarrollo de América Latina (CAF)
"No culpen al mensajero: un experimento de campo sobre mecanismos de comunicación para mejorar el pago de impuestos"

Santiago Tobón Zapata

Estudiante. Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas. Universidad de Los Andes. Colombia
"Evaluando la estrategia policial de puntos calientes en Medellín, Colombia"

Miguel La Rota

Director Nacional de Políticas Públicas y Planeación. Fiscalía General de la Nación. Colombia


Debug toolbar