¿Es posible medir la calidad institucional de las burocracias públicas?

La calidad institucional, como la salud, es tan fácil de percibir como difícil de definir. Y no basta con las indispensables buenas definiciones teóricas: hay que conectarlas firmemente con realidades concretas, con lo que se mide, con los que ven y sienten a diario quienes trabajan y viven en las instituciones. Estas conexiones deben construirse como indicadores de calidad institucional. ¿Es esto factible?, ¿es posible acceder a datos mínimamente objetivos? En tal caso, la calidad institucional sería una suerte de salud medible y, por lo tanto, objeto de mejora, no una utopía. Jorge Wagensberg dijo una vez que la utopía es un futuro irrealizable pero necesario para que el presente vibre. Para que, en lugar de meros deseos, las utopías hagan vibrar el presente, es preciso pensarlas como metas concretas. De estos temas teórico-prácticos se trata, es decir, de encontrar formas de acercase a preguntas como, por ejemplo: ¿cuáles son las tendencias de transformación de las administraciones públicas latinoamericanas y cuáles son los indicadores objetivos de este cambio en la actual era de la información?

Jorge Hintze (Coordinador)

Director. Centro de Desarrollo y Asistencia Técnica en Tecnología para la Organización Pública (TOP). Argentina
"Conceptos e indicadores de la calidad de los organismos públicos: el divorcio entre la teoría y la práctica"

Francisco Longo Martínez

Director. Centro de Gobernanza Pública. Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE). España
"La calidad de la gestión del empleo público en la era del cambio exponencial"

Mercedes Argaña Quintana

Consultora. Centro de Estudios Ambientales y Sociales (CEAMSO). Paraguay
"El análisis del presupuesto de gastos en personal público como instrumento presupuestario, organizacional y salarial integrado: el Presupuesto Técnicamente Informado" (Coautoría: Jorge Hintze)